Un Villarreal con dos versiones deja escapar el triunfo en la segunda parte

El Submarino Amarillo desperdicia la ventaja de los dos goles anotados por Gerard Moreno y termina empatando a 2 ante el Elche

Marcos Bernat (@marcosbernat98). Castelló

El Villarreal visitaba al Elche con la necesidad de sumar un triunfo que les permitiera seguir la estela de un Sevilla que, con 4 puntos más y un partido menos, marcaba la zona Champions. Por su parte, los locales llegaban con la imperiosa necesidad de ganar en liga, puesto que no lo conseguía desde el pasado 23 de octubre, cuando vencieron por 2-1 al Valencia.

A las 18:30, Melero López daba la orden para que echara a rodar el balón en el Martínez Valero. Desde el primer segundo, se vieron las intenciones de ambos cuadros: los de casa optaban por el orden defensivo, mientras que los groguets buscaban fluir con la pelota.

La primera ocasión de los de Emery nada tuvo que ver con la construcción de juego. Trigueros interceptó el esférico en campo contrario para dejar solo a Baena dentro del área. El canterano regateó a Edgar Badía, disparó escorado y obligó a la zaga ilicitana a despejar sobre la línea. No obstante, la acción estaba invalidada por fuera de juego.

La segunda llegada del submarino sí que iba a ser fiel a su estilo. De nuevo, Trigueros filtró un pase perfecto para Paco Alcácer, quien cedió el cuero a un recuperado Gerard Moreno que anotó el 0-1 sin oposición. Comenzaba muy bien el encuentro para los de La Plana Baja. No obstante, la mala suerte se iba a cebar con un Francis Coquelin, que tuvo que abandonar el verde en el 24 tras una entrada de Lucas Boyé

Los visitantes empezaban a hacerse con el control del juego: posesión en tres cuartos de campo y dejando nulas opciones en ataque a los franjiverdes. La tranquilidad pudo llegar de las botas de Alcácer. El delantero aprovechó un envío en largo para plantarse en el mano a mano, pero Badía se hizo gigante bajo palos para ganarle la partida. El desacierto del de Torrent lo remedió pocos minutos después su compañero en ataque. Moreno recibió en la frontal, tras una gran acción de Moi Gómez, y golpeó ajustado al palo para ampliar distancias.

La recta final del primer tiempo dio lugar a un acercamiento de los los de Jorge Almirón, que estuvieron cerca de recortar diferencias con un disparo de Rigoni que se marchó por encima del travesaño. Así pues, los amarillos pudieron matar la contienda con dos internadas al área. La primera, de Alcácer tras una gran jugada de Gerard Moreno. En la segunda, se intercambiaron los papeles y fue el catalán quien finalizó. Sin embargo, el meta rival evitó que se moviera el luminoso.

Perdonar se paga caro. El inicio del segundo periodo fue todo un varapalo para los castellonenses. Guido Carrillo se sacó un espectacular testarazo a centro de Josan para poner el 2-1 en el 49. Seguidamente, Emery sacó del verde a su goleador, que venía de 3 semanas fuera por lesión, para dar entrada a Yeremi Pino.

La jerarquía mostrada por los vilarrealenses en los primeros 45 minutos se desvanecía con el paso del tiempo. Los alicantinos se acercaban con mayor facilidad y finalmente iban a encontrar la recompensa. Rigoni pateaba un libre directo contra el palo y Boyé recogió el rechace para marcar a placer en el 64. La cara del técnico vasco en el banquillo era todo un poema tras ver que se le escapaban 3 puntos que estaban en el bolsillo.

El cuadro groguet trató de levantarse haciéndose con el mando de la pelota. Sin embargo, en esta ocasión no parecía suficiente para generar peligro. Así, no fue hasta el 81 cuando se vio el primer aviso claro de romper la igualada. Yeremi Pino pisó área y disparó cruzado, ligeramente desviado. Los intentos por deshacer las tablas fueron en vano. El 2-2 supone el duodécimo empate en 22 jornadas del Villarreal en esta campaña.

Imagen: Villarreal C.F.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *