Un partido para hacer del sueño una realidad

El Villarreal ante la oportunidad de hacer historia y ganar su primer título ante el todopoderoso Manchester United

Aaron Siles. Castelló (@ValeroWM)

El día que todos los groguets esperaban ha llegado. El Submarino Amarillo, tras caer en las cinco semifinales que había disputado antes de esta temporada, por fin disputará una final. El club de la Plana Baixa ha alcanzado el último escalón en la competición que mejor se le da, la Europa League, y lo hará ante un grande del fútbol mundial como el Manchester United, precisamente el equipo ante el que debutó el Villarreal en Champions en el año 2005.

Si hay algun “pero” que poner al evento es la situación que produce la pandemia. La COVID-19 ha impedido un desplazamiento masivo de aficionados amarillos a Polonia para vivir el partido más importante en la historia del club. No obstante, más de 2000 villarrealenses han viajado hasta Gdansk y entrarán al estadio cumpliendo con las restricciones impuestas por la autoridad polaca.

Pese a que el equipo inglés parte como favorito en la final de Gdansk, el Villarreal tiene argumentos para soñar. El primero de ellos es Gerard Moreno. El delantero catalán ha cuajado una temporada sensacional y esta noche buscará celebrar su convocatoria para la Eurocopa demostrando por qué es uno de los atacantes del año en el fútbol europeo. El segundo es Unai Emery. El vasco es el técnico que mejor domina la Europa League, tal y como atestiguan sus tres títulos y sus cinco finales disputadas. El entrenador de Hondarribia tiene un idilio con el segundo torneo continental que juega a favor de los groguets

En el césped se espera que ambos conjuntos dispongan sus onces de gala. En los castellonenses la duda está en la portería, ya que aunque Rulli ha sido el portero de la Europa League, Emery podría apostar por Asenjo, su hombre bajo palos en la liga. Por otro lado, los amarillos tendrán que emplearse a fondo para detener a las potentes individualidades con las que cuentan los diablos rojos. Por encima incluso de los Cavani, Rashford o Pogba destaca Bruno Fernandes. El enganche portugués ha cambiado la cara al equipo que dirige Solskjaer desde que aterrizara en Mánchester el invierno pasado procedente del Sporting de Portugal. Se trata de un centrocampista letal en los últimos metros, con un golpeo de balón notable, calidad para el último pase y un olfato de gol propio de un delantero.

En el capítulo de bajas el Villarreal pierde a Iborra, lesionado de gravedad desde hace unos meses, y a Samu Chukwueze. Emery no podrá contar con la electricidad del nigeriano por la banda derecha, un perfil de jugador muy útil para desatascar finales, a menudo partidos insulsos. Por parte inglesa, Martial no estará disponible para Solskjaer, mientras que Maguire, el central de lo 90 millones, ha llegado muy justo y su entrenador ha declarado que lo tiene muy complicado para jugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *