Sergi Escobar: “Siempre hay que luchar por los sueños”

El entrenador almassorí, que ascendió al C.D. Castellón a Segunda B, se proclama campeón de Colombia con el América de Cali

Marcos Bernat. Castelló

Sergi Escobar, técnico de fútbol que ha trabajado en varios equipos de la provincia de Castellón, se ha proclamado campeón de la liga colombiana con el América de Cali, ocupando el cargo de segundo entrenador. El de Almassora, muy conocido en la capital de La Plana por la consecución del ascenso a Segunda División B con el C.D. Castellón en la temporada 2017/2018, dio un salto gigante hacía el fútbol profesional el pasado verano.

Escobar ha concedido una entrevista a Provincia Deportiva en la que habla sobre su experiencia en los campeonatos sudamericanos, sus pasos hasta llegar a cumplir su gran sueño y los recuerdos de su etapa en el C.D. Castellón. Asimismo, analiza un futuro profesional con varias posibilidades abiertas.

 

De Regional Preferente a ser campeón de la liga colombiana en apenas unos meses. ¿Qué se te pasa por la cabeza en estos momentos?

Cuando me decidí a venir tenía claro que quería conseguir algo bonito. Uno tiene que luchar por sus sueños. Ya que hacía un esfuerzo tan grande, me metí en la cabeza conseguir los mayores logros posibles. Se ha dado así y estoy muy feliz.

 

Ha sido una final muy sufrida. ¿Cómo se vive la tensión de poder lograr un título tan grande como entrenador?

Después de la experiencia del ascenso hace dos años, ya había vivido en mis carnes una final con sufrimiento. Sabíamos que era complicado a pesar de contar con la ventaja de la ida, puesto que jugábamos en casa del líder de la liga regular y con el condicionante de disputar el encuentro en altura. Nos costó bastante.

Se nos puso el duelo 2-0 en contra en la primera mitad, pero supimos corregir algunos aspectos en el descanso para aguantar el resultado. Se sufrió, pero así se saborean más las victorias.

 

“Tengo opciones de seguir aquí y ofertas en ligas como la MLS, aunque valoro volver a España” 

 ¿Cómo condiciona un logro como este a tu futuro como entrenador?

Llevo muchos años luchando por ser profesional. Vengo desde abajo, empezando por la cantera del Castellón y luego me recorrí la provincia con el fútbol amateur, consiguiendo llevar a cabo muchas promociones seguidas. No tenía la suerte que se necesita para lograr llegar a categorías superiores.

El ascenso del Castellón fue un punto de inflexión, decidí dejar mi profesión como profesor de educación física para dedicarme al fútbol. Salir del club fue un disgusto, para mí fue una decisión totalmente injusta.

He esperado a que llegara una oferta como esta y la he aprovechado. Ahora es tiempo para analizar el futuro. Vamos a descansar unos días y poner en la balanza lo que es estar lejos de la familia. Podemos continuar en el América de Cali, también tenemos opciones de entrenar en la MLS, aunque hay que valorar si sale alguna oferta en España.

 

Cada vez parece más complicado comenzar desde abajo como técnico en el fútbol. Tú lo hiciste y te levantaste después de salir del C.D. Castellón. ¿Qué consejo le darías a quienes están empezando su carreara con el objetivo de llegar alto?

Hay que tener mucha humildad y respeto. Se pueden conseguir logros a base de persistir e insistir. Deben tener claro que existe una dificultad muy grande si uno no es exjugador profesional, pero no hay que rendirse. Yo he pasado de entrenar con 100 o 200 personas en las gradas a estar en Castalia con casi 15.000. Después llegué aquí que, aunque por la pandemia no pudimos disfrutar de los campos llenos, lo sentimos de la misma manera.

Mi consejo es que luchen por sus sueños. A mí me ha llegado después de 20 años entrenando, así que nunca es tarde para conseguirlo.

Sergi Escobar tras una victoria con el América de Cali. América de Cali.

 

¿Cómo surgió la oportunidad para entrenar en el América de Cali?

El director deportivo es Álvaro Rius, que estuvo conmigo en las categorías inferiores del Castellón, por lo que conoce cómo trabajo. Surgió la posibilidad de presentarme con Juan Cruz, el primer entrenador, y congeniamos muy bien. Estuvimos preparando el proyecto 1 año desde casa.

 

“Tomé una decisión muy fuerte y sacrificada”

Es un paso enorme para un entrenador, pero también complicado alejarte tanto de los tuyos. ¿Cómo has llevado esta situación?

Primero tengo que agradecer a mi mujer, porque estaba embarazada y sabía que el niño nacería mientras yo estuviese en Colombia. Es una decisión muy fuerte y sacrificada. Yo no he visto todavía a mi hijo, espero verlo en pocos días.

Estoy orgulloso de haber contado con el respaldo de mi familia y atreverme a dar este paso tan grande. Ahora hay que reflexionar si vale la pena tanto esfuerzo.

 

Existe el tópico de que el fútbol sudamericano es más físico y duro que el europeo. ¿Qué diferencias has notado respecto al juego que conocías?

Hay virtudes como que el jugador colombiano tiende a ser muy técnico y con buen físico, aunque es cierto que a nivel táctico están un poco por debajo de los equipos españoles de más categoría. En este sentido, creo que hace falta algo más de trabajo en la base.

Por otro lado, es un fútbol muy bonito, de ida y vuelta y con mucho gol. A mí me ha sorprendido positivamente.

 

¿En qué aspectos te ha formado como técnico esta experiencia?

Me ha formado mucho porque he tenido la suerte de trabajar con un entrenador de la ‘escuela Bielsa’ que lleva a cabo un modelo más ofensivo que el que había puesto en práctica yo. Me he nutrido de todos los aspectos en los que no me había centrado antes y, del mismo modo, he podido aportar mis ideas de modelo de juego a Juan cruz.

Es una temporada que me ha servido mucho para seguir creciendo como entrenador, tanto para trabajar aquí como para continuar en España por mi cuenta.

Juan Cruz y Sergi Escobar celebrando un triunfo. América de Cali.

 

Eres una persona muy querida por la afición de Castellón. Dejaste huella con el ascenso y los orelluts no te pierden la pista. ¿Qué supuso estar al frente del primer equipo?

Para mí lo ha sido todo, había entrenado a todas las categorías del club durante muchos años. Conseguir el ascenso y ayudar a que el equipo saliera del pozo es la sensación más maravillosa que he tenido como técnico. Me siento muy querido por la afición.

Llevo con orgullo el sentimiento albinegro por el mundo, algunos me dicen que no debería mostrarlo tanto, pero es el equipo en el que he estado 14 temporadas y el que me dio el momento más mágico de mi vida. El título de Colombia es mayor a nivel profesional, pero subir con el Castellón en Castalia, con todo lo vivido ese año, no tiene precio.

“Me haría ilusión volver a entrenar al Castellón, tengo claro que puedo hacerlo”

¿Te ves en un futuro de nuevo en el banquillo de Castalia?

Nunca hay que renunciar. Estoy haciendo méritos y trabajando. El futuro dirá, pero tengo claro que puedo estar en ese puesto. Lo demostré en su momento cuando se dudaba porque veníamos del fútbol regional. Habían pasado muchos entrenadores y nosotros logramos el objetivo. Me tuve que ir casi por la puerta de atrás, pero dos años después he conseguido un éxito. Los logros están ahí.

Me haría mucha ilusión volver a Castalia en un futuro, ojalá sea así. Ahora está Óscar Cano con su proyecto y lo está haciendo muy bien.

Imagen: América de Cali

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.