El Villarreal se reencuentra con la victoria en Ipurúa

El Submarino Amarillo, iluminado por Gerard Moreno, se lleva tres puntos de tierras vascas y deja al Éibar en una situación delicada

Aaron Siles. Castelló (@ValeroWM)

El Villarreal se ha llevado los tres puntos de su visita al Éibar en un duelo al que ambos llegaban con muchas urgencias. Si los de la Plana Baixa arrastraban una racha de de ocho encuentros sin ganar, los de Mendilibar encadenan ahora diez jornadas sin sumar de a tres y sumidos en puestos de descenso. El triunfo permite a los amarillos respirar y recortar tres puntos a la Real que había perdido antes en Granada. También podría reducir distancias con el Betis que disputa a las 21:00 el derbi sevillano.

Los castellonenses se pusieron por delante muy pronto. Moi Gómez, en el primer minuto de juego, finalizaba ante Dmitrovic después de recibir un pase sensacional de Gerard Moreno. El atacante catalán iba a estar en todas a lo largo del encuentro y en el 34′ volvería a asistir a Bacca. En esta ocasión servía un pase de la muerte para que el artillero colombiano doblará la ventaja grogueta.  

En la recta final del primer tiempo Medié Jiménez señalaba como penalti una mano de Estupiñán vía VAR. El ejecutor de la pena máxima fue Esteban Burgos que engañaba a Asenjo, pero el meta del Villarreal evitaba el gol con los pies. El cancerbero había sido protagonista durante la primera parte y anteriormente ya había realizado una intervención de mérito ante Diop. No obstante, en el segundo tiempo no tendría tanta fortuna.

A los 10 minutos de la reanudación Sergi Enrich sacaba un golpeo hacia el primer palo, lento pero colocado, que Asenjo, pese a parecer un balón fácil no logró atajar. En primera instancia pareció que lo había logrado, mientras que los jugadores armeros reclamaban que el esférico había traspasado la línea. Finalmente el videoarbitraje demostraba que era gol y los vascos reducían diferencias.

El Éibar se vino arriba en búsqueda del empate y al Villarreal le restaba más de media hora de agonía. Los de Mendilíbar lo intentaban, pero también concedían oportunidades al contraataque. En el 75′ Parejo dejó solo a Trigueros para sentenciar, pero Dmitrovic se hizo muy grande en su salida. Para aumentar los nervios de los groguets, Capoue fue expulsado a falta de 10 minutos y los de Emery estaban condenados a resisitr.

En el 87′ los visitantes orquestaron una contra tras recuperar un balón en la frontal. El balón recayó en los pies de Gerard Moreno, el faro del equipo, que desde la frontal de su área vio el desmarque de Pedraza y le sirvió un pase para dejarlo frente al guardamenta del Éibar. El andaluz falló en primera instancia ante Dmitrovic, pero fue capaz de cazar el rechace con un remate muy extraño, sin dejar botar el balón, para firmar la sentencia y apunta los tres puntos en la cuenta del Submarino.

Imagen: La Liga

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.