El Villarreal se abona al empate

Los de Emery encadenan cuatro jornadas empatando y el técnico tuvo que hacer hasta tres cambios por lesión

Aaron Siles. Castelló

La visita al Benito Villamarín del Submarino Amarillo se ha saldado con un empate a uno, lo que supone la cuarta igualada consecutiva en liga para los villarrealenses. Las tablas suponen un resultado justo dado lo visto durante los 90 minutos, en donde pasaron pocas cosas y el ritmo de juego fue lento. A falta de ocasiones, las jugadas a balón parado salieron al rescate de ambos equipos. Como nota negativa Iborra, Estupiñán y Coquelin (que reemplazó al primero) tuvieron que ser substituidos por lesión.

El cuadro visitante arrancó mejor el choque y a los cuatro minutos consiguió adelantarse gracias a Pau Torres que cabeceó un córner botado por Parejo desde la izquierda. El central amarillo consiguió escapar del marcaje de Andrés Guardado para poner en ventaja a su equipo. Desde ese instante el Betis se adueñó del esférico, pero el equipo de Pellegrini acusó una incapacidad manifiesta para generar peligro con sus posesiones. Solo la magia de Fekir pareció inquietar y es que en el minuto 24 el jugador francés se inventó una jugada en el borde izquierdo del área para servir un centro ideal a Aitor Ruibal. No obstante, Asenjo evitó el gol verdiblanco con un paradón. Fue la única ocasión bética en el primer tiempo. Los problemas para el Villarreal llegarían en forma de lesión. Iborra y Estupiñán se marcharon lesionados en la recta final de los primeros 45 minutos.

En la reanudación el partido pareció seguir los mismos derroteros. Sin embargo, el conjunto groguet se olvidó de defender la frontal de su área en una falta lateral desde la izquierda. A los 6 minutos, tras conjurar el peligro en una primera instancia, Aitor Ruibal, completamente sin oposición, empalmó una volea extraordinaria y mandó el esférico a la escuadra de Asenjo. El meta palentino se quedó sin respuesta ante el lanzamiento. 

Tras el gol llegaría una nueva lesión, esta vez de Coquelin. Pese a unos minutos iniciales poco halagüeños para el Villarreal, los amarillos comenzaron a hacerse con dominio el esférico. No obstante, sus ataques no supusieron una amenaza seria para el cuadro verdiblanco. Al igual que frente al Elche, el Submarino Amarillo hizo gala de una posesión estéril y poco ambiciosa que y fue incapaz de encontrar situaciones de gol.

Los de Emery regresan a casa con pocas cosas positivas a destacar y un ojo puesto en la enfermería. El empate deja al Villarreal cuarto con 22 puntos, tres por encima del Sevilla a la espera de que el equipo hispalense juegue los dos duelos que tiene pendientes.

Imagen: Real Betis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.