El Villarreal destroza al Celta en media hora

El submarino amarillo vence 0-4 en Balaídos, anotando todos los goles en los primeros 30 minutos, y duerme en la tercera posición

Marcos Bernat (@marcosbernat98). Castelló

El Villarreal llegaba a Balaídos con la intención de sumar tres puntos que le mantuvieran vivo en la pugna por la Champions. Enfrente, un Celta en pleno auge liguero desde la llegada de Coudet al banquillo. Sin embargo, con la baja de Iago Aspas y la goleada encajada en Copa ante el Ibiza las dudas volvían a rondar entorno a los vigueses.

A las 21:00 arrancaba el encuentro y, con él, el festival amarillo. En el minuto 4, Dani Parejo robaba el esférico y dejaba solo en el área a un Gerard Moreno que no defraudó en el mano a mano. Los locales comenzaban a remolque tras un error en la salida que se iba a repetir poco después. Así pues, en el 15 Trigueros interceptó el pase de Rubén Blanco y puso un centro medido al pie de Moi Gómez, que voleó con el interior ajustado al palo. Un golpeo magistral, 0-2.

En apenas un cuarto de hora, los de Emery estaban arrollando a su adversario con una facilidad incuestionable. La defensa gallega estaba haciendo aguas y los groguets lo iban a aprovechar de nuevo. En el 19, Parejo lanzó una falta desde la esquina que, tras envenenarse, terminó en el fondo de la red sin que nadie más la tocase.

La cara de Coudet en la banda era un poema y todavía faltaba la guinda antes del descanso. A la media hora, Moreno ejecutaba una maniobra perfecta para filtrar el esférico entre los centrales celtiñas y habilitar a Fer Niño, que definió picándola sutilmente para poner el cuarto.

Durante la recta final del primer periodo, continuaron las llegadas visitantes combinadas con algún tímido intento celeste. La más clara antes de marchar a vestuarios la tuvo Niño en el 45, que remató de primeras, cerca del poste, un pase atrás de Moi Gómez.

Echaba a rodar la pelota en el segundo tiempo con el marcador completamente decidido. Desde los primeros instantes se pudo apreciar a un Villarreal muy cómodo, sin necesidad de hacer sangre, al que le bastaba con no cometer errores para llevarse la contienda. Por su parte, el cuadro vigués buscaba no empeorar más su imagen en lugar de arriesgar en ataque.

Las ocasiones llegaban a cuentagotas pero, las aproximaciones más destacadas las seguían poniendo los castellonenses. La línea de 4 de sus oponentes continuaba teniendo problemas. Claro ejemplo de ello es la internada que protagonizó Pedraza por la izquierda en el 60. El lateral tiró un desmarque por su carril totalmente solo y, tras llegar al área y recortar, su disparo se topó con un rival.

Un juego totalmente descafeinado dejó lugar a una ocasión para los de casa. En el 76, Alfonso golpeó raso al lado diestro del arco, pero la estirada de Sergio Asenjo evitó que se maquillara el luminoso.

La recta final estuvo marcada por varias oportunidades del submarino, pero el resultado no cambiaría hasta el pitido del colegiado. La goleada deja a los vilarrealenses en la tercera posición de la tabla, con permiso del Barça, que disputará su compromiso de la jornada a domicilio ante el Granada.

Imagen: Villarreal C.F.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *