El deporte femenino en Castelló, en primer nivel y segundo plano

La poca visibilidad de equipos y deportistas castellonenses provoca, en ocasiones, que llegar a la élite se convierta en un problema económico

Marcos Bernat (@marcosbernat98). Castelló

Están en la élite. Representan a la provincia en primera línea nacional. El deporte femenino en Castelló vive un momento espectacular y, en muchas ocasiones, ser las mejores no sirve para obtener el reconocimiento merecido. En esta temporada, se producen, continuamente, logros dignos de copar portadas de prensa. Equipos que compiten en las máximas categorías del país ocupan poco o nada en la información consumida diariamente.

El humilde pabellón de Grapa presencia cada semana los partidos de alto nivel del Nou Bàsquet Femení y Balonmano Castellón, ambos en Segunda División de sus modalidades. Las primeras apuntan alto en su debut en la categoría, mientras que las segundas van como un tiro, camino al ascenso a División de Honor. En este mismo campeonato, participa el Almassora Balonmano, que trata de salvarse de cara a la siguiente campaña.

No se quedan atrás otros clubs como el Volei Grau que, aspirando al liderato en la Superliga 2, apunta a dar el salto a la mayor división. En el mismo campeonato, compiten sus vecinas de L’Illa-Grau, que luchan por seguir manteniendo a dos nombres castellonenses en la élite del voleibol.

Las jugadoras del Volei Grau Castelló celebran una victoria. Volei Grau Castelló.

En fútbol, Villarreal Femenino y Joventut Almassora militan en la liga Reto Iberdrola. El submarino tiene en su mano subir y las albinegras, con el sueño del ascenso en sus mentes para un futuro próximo, tratan de mantenerse en la presente edición.

Entre tantas posibilidades de alcanzar el primer escalón, es inevitable mencionar a quien ya está en él. Es el caso del C.P. Vila-Real. Las chicas de La Plana Baixa recorren el país cada sábado o domingo para disputar la Liga Élite de Hockey Femenina. Al mismo nivel, pero en su disciplina, quiere llegar el Bisontes F.S.F. La plantilla de Ana Cabello está firmando un campeonato magistral. Clasificadas para la fase de promoción, y habiendo ocupado el segundo puesto en la liga regular, se atreven a pelear por un ascenso que sería histórico.

A título individual, es imposible mencionar a todas las deportistas galardonadas de la provincia. En Atletismo, el Playas se ha proclamado recientemente campeón en la Copa de España en sección femenina y se confirma como uno de los mejores clubs de Europa.
Las benicenses Claudia Conte y Carmen Ramos, segunda y tercera de España en heptatlón, son algunas de las atletas más destacadas.

Claudia Conte durante el Campeonato de España absoluto. Playas de Castellón.

En tenis, Sara Sorribes está en el top mundial de la WTA, ocupando el ranking 71. La jugadora de la Vall d’Uixó pasea el nombre de Castelló por todos los torneos Grand Slam. Por otro lado, una insaciable Lidón Muñoz se cuelga medallas de oro en la piscina, proclamándose como una de las mejores nadadoras de España.

 

Ser las mejores, ¿puede ser un problema?


La meta de cualquier deportista es llegar a lo más alto. Competir en las categorías top, contra los rivales más destacados del país, es un orgullo y una satisfacción para quienes lo consiguen. Sin embargo, la realidad del deporte femenino no lo pone nada fácil. No basta con ser las mejores. La poca visibilidad va ligada con los escasos ingresos de los equipos que, en muchas ocasiones, no pueden hacer frente a los gastos que requiere la élite.

El Balonmano Castellón ya sabe lo que es competir en Primera, y también conoce las injusticias de no poder centrarse tan solo en lo meramente deportivo. Noelia Sales, su capitana, contaba en Provincia Deportiva su experiencia: “El club siempre tiene la ilusión de subir, pero ya hemos vivido la situación 2 años y sabemos los gastos que conlleva”. Asimismo, destacaba la complicada tarea de encontrar ingresos: “Siendo chicas, hay poco apoyo de patrocinios, conseguir dinero cuesta muchísimo”.

El equipo femenino del Balonmano Castellón ‘hace piña’ en un partido de la temporada 20/21. Balonmano Castelló.

En la misma línea, Natalia Medall y Sara López, capitanas del Nou Bàsquet Femení, coinciden en que dar un paso a la máxima división requeriría muchos cambios y aportaciones económicas. En este sentido, aseguran que el convenio con el C.D. Castellón les está ayudando para encontrar el reconocimiento.

No obstante, queda mucho camino por recorrer, según Medall: “No nos engañemos, seguimos estando muy por detrás (en visibilidad) de los chicos”. Para López, este año “habría sido una buena oportunidad para darnos a conocer, pero la situación lo impide”.

Las meritorias actuaciones de cientos de chicas hacen que el deporte femenino en la provincia de Castellón esté experimentando una magnífica etapa competitiva. Ellas han dejado el vaso medio lleno, tal vez, llenar la otra mitad esté en nuestras manos.

Imagen de portada: Nou Bàsquet Femení

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *