El Balonmano Castellón lucha por el ascenso con múltiples bajas

Las de Luis Enrique Arrufat reman a contracorriente en una temporada marcada por las lesiones y la COVID-19

Redacción. Castellón

Las chicas del Balonmano Castellón encaran la recta final de la temporada con la enfermería llena. A falta de cuatro partidos para que finalice la fase regular de una temporada atípica marcada por el Covid-19, las de Luis Enrique Arrufat son segundas empatadas a puntos con el primer clasificado, el Handbol Sant Quirze. Sin embargo, a las dificultades derivadas de la situación sanitaria actual, las de la Plana se han tenido que sobreponer a diversos golpes en forma de lesión.

Y es que, en ese aspecto, la temporada no empezó nada bien. En la primera jornada de liga llegó la primera baja de larga duración. Paula Peralta, uno de los flamantes fichajes de la temporada, se rompía el ligamento cruzado anterior y la dejó fuera de combate para todo lo que va de curso. A continuación llegó la de Jilian Macassaet. Una rotura parcial del lambrum en su hombro derecho, de la que fue intervenida en el día de ayer, le apartaba de las pistas para el resto de temporada.

Por si fuera poco, otra primera línea, Alina Iclanzan, arrastra molestias en una de sus rodillas. El cuerpo técnico está teniendo que dosificar sus minutos de entrenamiento y de competición, pero la carencia de otras jugadoras en su posición imposibilitan su reposo. La portería también se está viendo afectada pues Marina Sánchez sufre un esguince de pulgar que está pendiente de evolución.

La Covid-19 ha dejado mella en una de nuestras juveniles. Ana Adrián sufre, desde que pasara la enfermedad, múltiples mareos que le están impidiendo ejercitarse con normalidad. En definitiva, muchos inconvenientes que están motivando al resto de la plantilla a esforzarse el doble para mantener la segunda plaza y poder optar a las fase de ascenso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.