Derrota del Peñíscola FS en su visita a Talavera

La contundencia de los locales a la contra y el acierto de su guardameta impidieron que los peñiscolanos puntuaran en tierras manchegas 

Redacción. Castelló

En la Jornada 3 llegó la primera derrota del curso para el Peñíscola FS en una clara demostración de que la Segunda categoría será dura y exigente, especialmente fuera de casa. El Talavera sacó partido de su efectividad a la contra y llegaron a ir dominando el marcador por 3-0. Los de Santi Valladares intentaron remontar y sacar un punto por lo menos pero el acierto del portero Luque lo evitó. Los locales suman dos victorias seguidas y se postulan como otro de los candidatos al ascenso a Primera.

Poco tardó en complicarse el encuentro para los del Baix Maestrat. A los dos minutos, tras una jugada por banda de Caamaño, Carlitos marcaba en el segundo palo el 1-0. Casi a continuación, los manchegos estuvieron a punto de marcar el segundo, pero Coro le detuvo un mano a mano a Caamaño. Santi Valladares se vio obligado a pedir tiempo muerto a los cinco minutos de juego para intentar corregir y ajustar a su equipo. A partir de ese tiempo muerto, el Peñiscola mejoró y se hizo dueño del encuentro, con un Talavera bien metido atrás y esperando su oportunidad a la contra.

Cada pérdida de balón peñiscolana se convertía en peligro para los locales, con las ideas muy claras y muy rápidos a la contra. Los de la Ciudad en el Mar no eran capaces de crear juego con claridad y el marcador se mantenía con ventaja mínima de Talavera con el paso de los minutos. Paniagua, Carles, Elías o Lorenzo no estuvieron acertados y el Peñíscola buscaba sin éxito el gol del empate.

Todo cambió en el minuto 16, con ambos equipos con cinco faltas; los peñiscolanos reclamaron una falta sobre Carles, que no se pitó, y a continuación Anass marcó el 2-0. El gol fue un duro golpe anímico para el Peñíscola, que no supo reaccionar y que en la jugada siguiente, en otra contra, encajó el 3-0.

Los de Santi Valladares fueron capaces de recortar distancias antes del descanso con un disparo de Agustín Plaza que tocó en el palo y que entró. Tras el descanso, Talavera dispuso de dos ocasiones para ampliar el marcador, pero el segundo tiempo iba a ser un monopolio del Peñíscola en busca de la remontada. Se sucedieron las oportunidades pero el meta local Luque realizó todo un recital de paradas. Con el reloj corriendo en contra de los peñiscolanos, Rubén Orzáez salió como portero jugador a cinco y medio del final. 

Lorenzo marcó el 3-2 en el 38 y daba esperanzas de igualar el choque en el tramo final. El Peñíscola lo siguió intentando pero sin suerte y los tres puntos se quedaron en el Primero de Mayo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.